buscar
Limpiador de Banda Motorizado

La limpieza en el proceso productivo del queso

El Origen de la limpieza del queso

El queso es uno de los alimentos más antiguos que consume la humanidad, nace a partir del procesamiento y la obtención de los derivados de la leche, que los primeros pastores fueron aprendiendo por experimentación según fueron domesticando animales herbívoros.

Debido al proceso de fabricación de los quesos, que sigue siendo muy tradicional en sus ingredientes (fermentos, leche y cuajo), y en sus procedimientos, es necesario la limpieza de la corteza del mismo en sus últimas fases, que ha pasado previamente un proceso de salado y maduración.

El queso, durante su fase de maduración, generara dependiendo del ingrediente de la salazón, y las condiciones de la maduración, restos de moho, grasa o de la salazón en la corteza, que es necesario limpiar.

Todos los antiguos fabricantes de quesos, y las queserías más artesanales actuales, limpian la corteza de los quesos con paños húmedos o cepillos manuales con objeto de retirar el salazón o para lustrar la superficie y que sea más apetecible para los consumidores, o bien para volver a salar y seguir madurando en las mejores condiciones.

Mecanización de la limpieza, la cepilladora y lavadora de quesos

Según las queserías han ido modernizándose y creciendo en capacidad de producción, fueron evolucionando y mecanizándose en sus procedimientos. En la búsqueda de ganar productividad, calidad, control y seguridad, reduciendo la manipulación de los quesos, se han ido desarrollando multitud de máquinas para la limpieza de los mismo.

Los distintos fabricantes de máquinas destinadas a la industria alimentaria de fabricación de quesos han desarrollado sus propias máquinas con sus propias características constructivas, pero con un denominador común: el uso de cepillos industriales tanto para el lavado, con una lavadora de quesos, como para el cepillado de los quesos, con una cepilladora de quesos

Hay fabricantes que han optado por diseños de máquinas en los que los quesos entran por una canaleta, avanzan a lo largo de una máquina que incorpora cepillos industriales cilíndricos que, a lo largo del avance del queso a través de la máquina, cepillan en todas las superficies el producto el tiempo suficiente para su limpieza, pero al mismo tiempo con la suavidad necesaria para no dañar la corteza.

El avance puede ser motorizado o bien por empuje de los quesos que quieren entrar en la máquina, aunque el cepillado siempre es motorizado ya que los cepillos deben girar rozando la superficie del queso y necesitan un aporte de energía.

Otras máquinas han optado por diseños en los que se introducen los quesos en un tambor individual o colectivo, en el que el queso está inmóvil y son cepillos los que giran en torno a los quesos cilíndricos.

Según sea el tipo de queso, y en especial su superficie, se puede cepillar en seco o en mojado, y se pueden añadir procesos adicionales como el engrasado o el etiquetado del queso.

Las máquinas se diseñan con los siguientes requerimientos, siendo más o menos tecnológicas según las necesidades de uso:

  • Efectividad, es decir el resultado de la limpieza del queso sea efectiva y objetiva.
  • Rendimiento: debe limpiar la cantidad necesaria de quesos por unidad de tiempo para que la quesería tenga suficiente capacidad de limpieza.
  • Calidad: los quesos deben quedar perfectamente limpios, sin excepciones y en toda su superficie.
  • Seguridad: La máquina debe ser perfectamente segura tanto para las personas que la manipulan, como para las personas que van a alimentare con el queso que procese la máquina, evitando al máximo la contaminación cruzada con otros alimentos y utilizando únicamente materiales y componentes certificados para estar en contacto con alimentos.
  • Bajo consumo energético, ya que tenga el mínimo motor que asegure la limpieza del queso con el menor consumo energético posible.
  • Conectividad. La máquina limpia-quesos puede estar conectada al sistema digital que controle, monitorice el proceso de fabricación y aporte datos importantes del proceso: Identificación y trazabilidad de cada queso que pasa por ella, con el tiempo y medición de las condiciones de trabajo, así como registro de cualquier otra información relevante que haga que la tecnología ayude a mejorar el proceso.
  • Robotización. Debe buscarse la manipulación humana de los quesos sea mínima y en procesos que aporten valor, por lo que el proceso se debe automatizar, especialmente en el cargador de entrada y de salida de las máquinas de limpieza de los quesos.

Los cepillos técnicos de la cepilladora y lavadora de quesos

Los cepillos industriales que equipan estas máquinas, especialmente diseñadas para la limpieza del quesos, son cilíndricos y poseen alguna diferencia con el resto de los cepillos cilíndricos de otras industrias manufacturas.

Al estar en contacto con alimentos, éstos deben fabricarse siguiendo las directrices de la FCA (Feed Chain Alliance), que establece los materiales que son compatibles.

Su principal característica es que está prohibida la utilización de acero al carbono, aunque sea con un recubrimiento anticorrosivo de cinc o de latón, por la peligrosidad del óxido para la salud, y debe utilizarse únicamente el acero inoxidable como material para las grapas de los mechones de los cepillos.

No sirve cualquier filamento para fabricar estos cepillos técnicos para las cepilladoras de quesos, tienen que ser de poliamida compatible para la industria alimentaria, que en muchas ocasiones es de color azul para identificar en el proceso algún filamento que se suelte del cepillo y retirarlo de los alimentos.

Así mismo, las bases de los cepillos cilíndricos han de ser de polietino, ya sean macizas o en tubería, para asegurar que los cepillos se fabrican utilizando materiales compatibles con los requerimientos de la industria alimentaria.

La dureza de los cepillos utilizados para la cepilladora de quesos es a media, ni muy dura ni muy blando y se suelen usar poliamidas del rango de la sección entre 0,30 para longitudes de fibra de menos de 50 mm y 0,70 mm para 100 mm o más, utilizando en la mayoría de los casos, las medidas intermedias.

Si te ha parecido interesante compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

× ¿Cómo puedo ayudarte?