Menú

La crisis del coronavirus afecta a la limpieza viaria

Los efectos del coronavirus en la sociedad tras la decretación del Estado de Alarma, y el confinamiento de la sociedad, está teniendo impacto en todos los mercados y actividades económicas españolas.

Los ayuntamientos y las empresas de servicios municipales, en su división de limpieza viaria, también están siendo fuertemente afectados por la pandemia del coronavirus, y han tenido que adaptar sus procedimientos y formas de trabajo a las nuevas necesidades de la sociedad.

Con el confinamiento de la sociedad en sus domicilios y la mínima actividad en las calles, se ha disminuido enormemente la necesidad de limpieza viaria mediante barrido mecánico y manual. Es normal, ya no hay personas en las calles fumando y tirando colillas al suelo, papeles, envases y todo tipo de residuos.

 

Las barredoras han sido sustituidas por baldeadoras

Este cambio ha hecho, que desapareciera la presencia de máquinas barredoras en nuestras calles, y por tanto que se minimice el consumo de cepillos, que nos afecta a todos los fabricantes de cepilles que trabajamos la limpieza viaria.

Por el contrario, las máquinas baldeadoras y hidro-limpiadoras viarias están a destajo intentando desinfectar las calles con soluciones de lejía y agua e intentan acabar con las cepas de coronavirus que se encuentran en las distintas superficies.

 

Además, numerosas empresas de limpieza viaria o los mismos ayuntamientos, se han visto afectadas por afectar a algunas personas se han visto afectadas por la enfermedad, que ha obligado al resto de compañeros a hacer cuarentena obligada.

¿Qué está haciendo Sacema?

En vista de la situación generada por la entrada en vigor del Estado de Alarma debido a la crisis del coronavirus, Sacema está siguiendo todas las medidas recomendadas en los planes de contingencia para evitar el contagio y evitar cualquier impacto en la actividad de la empresa.

Para asegurar la continuación de la actividad y la salud de nuestros empleados, hemos implantado el tele-trabajo para el 100% del personal de oficina, estando operativos y disponibles por todo tipo de vías de comunicación no presenciales, dejando el mínimo personal posible en taller y almacén para seguir fabricando y entregando los pedidos.

Se han implantado estrictas medidas de higiene para el personal remanente de fabricación, para que en ningún momento haya contacto de ningún tipo ni estén dos personas en el mismo espacio al mismo tiempo.

Por este motivo, como el resto de las empresas industriales, estamos sufriendo retrasos en los suministros y abastecimientos de mercancías y con serios problemas logísticos que nos llevan retrasos en los plazos de entrega previstos.

Deja un comentario