buscar
blog-alimentaria

Cepillos en el sector de la alimentación

El sector de la alimentación es una gran industria transformadora que tiene que cumplir unos requerimientos especiales, ya que el producto que transforman son alimentos que acaban siendo ingeridos por las personas, por lo que los cepillos utilizados en él deben cumplir unos requisitos.

Para que el proceso industrial alimentario sea seguro, las empresas del sector de la alimentación, tienen procesos que deben cumplir una serie de requisitos técnicos establecidos según la norma EU10/2011 y FDA.

Los fabricantes de cepillos, como son productos muy introducidos en todo tipo de procesos de las fábricas de alimentos, también deben atenerse a cumplir con estas reglas para poder suministrar cepillos que sean certificados como compatibles con la industria alimentaria.

Estas normas requieren que los componentes de las máquinas (y los cepillos técnicos se incluyen), utilicen unos materiales muy concretos, que sean estables ante el contacto con los alimentos, evitando el paso de contaminantes hacia los productos.

Los fabricantes de cepillos, que básicamente se utilizan componentes plásticos deben asegurar que:

  1. Las bases de los cepillos deben ser hechas de polietileno virgen, al menos PE-300, no permitiendo la utilización de plásticos más susceptibles a la contaminación como los polipropilenos o el PVC.
  2. Los filamentos de los cepillos tampoco deben ser de polipropileno, PVC, pudiendo utilizarse algunas variedades de poliamidas, y especialmente PBT.
  3. Las grapas que fijan los mechones de los cepillos al ser metálicas, deben ser también de acero inoxidable.
  4. Filamentos naturales, tanto de origen animal como el pelo de cerdo o cola de caballo, y de origen vegetal como el tampico, no son compatibles con esta norma.
  5. Filamentos de alambre metálico, sólo es posible la utilización de alambres de acero inoxidable.
  6. Del mismo modo, tornillos de fijación, ejes, prisioneros o pasadores, o cualquier otro elemento comercial de fijación del cepillo a la máquina portante debe ser de acero inoxidable.

Algo relevante son los colores de los filamentos. Un cepillo técnico tiene riesgo de perder filamentos, por lo que los filamentos deben tener un color especial que permita ser detectados visualmente si hay alguna unidad que se desprenda del cepillo.

El más utilizado es el color azul oscuro del PBT, que está disponible fundamentalmente en medidas de 0,5 y 0,7 mm.

Existe también una variedad de PBT, también compatible con la industria alimentaria, que se llama “metal detectable”. En su composición tiene carga metálica, que le da un color característico gris oscuro antracita, que permite ser detectado en un detector de metales que incorpore el proceso. Se debe comprobar en el propio detector la cantidad de filamentos que éste detecta según su propia sensibilidad.

Junto con estos cepillos, se emite un certificado de compatibilidad con la industria alimentaria, en el que se especifican todos los materiales utilizados en la fabricación de los cepillos técnicos industriales.

Si necesita cualquier aclaración sobre los cepillos en la industria alimentaria, no dude en contactarnos.

Si te ha parecido interesante compártelo!

También te puede interesar...

× ¿Cómo puedo ayudarte?